UBU

HOMEnuevo-3

Padre Ubu se encuentra en una etapa posterior a su reinado en Polonia, el dinero obtenido en sus últimas “hazañas” se está acabando y la Madre Ubú, movida por su ambición está intentando despertarlo, su objetivo es inducirlo al recuerdo de aquel tiempo de esplendor en que fueron reyes y, de esta manera, incitarlo a salir a usurpar un nuevo reino. Padre Ubú no está solo, esta  su “Hijo”, objeto de sus abusos e injusticias  y su “Conciencia” intentando hacerlo reflexionar sobre su accionar.

Mama Ubú consigue convencerlo de “navegar en el tiempo” y a través del recuerdo revivir lo competentes que fueron al asumir el trono de Polonia, se sumergen así en un viaje hacia atrás en el tiempo que lo lleva paso a paso por el triunfal ejercicio de sus funciones como rey, estimulado por la Madre Ubú, utilizando los muñecos, que ella cose para entretener al niño, y que él toma por sus súbditos.

Para conseguir el trono lo primero es matar al rey Wenceslao y a toda su familia, pero Bruguelao, el hijo menor, se le escapa de las manos y el muñeco es rescatado por el niño. A partir de ello, se plantea la posible venganza contra Ubú.

Durante las acciones de gobierno del despótico Padre Ubú, el niño es utilizado como sus muñecos y vemos el maltrato al que se lo somete.

La Conciencia le mostrará, al hijo, un camino de libertad, encargándose de recordarle al Padre Ubú que Bruguelao, también un niño, está cerca y clama venganza.

Luego de enriquecerse ilícitamente y de pasar por la trampa a todo el pueblo desaforadamente, Ubú, agotado, se duerme, y entre sueños comienza a inquietarse movido por los ruidos que provocan, el niño mientras juega, y la voz de la su Conciencia que aprovecha para acecharlo insistentemente. Padre Ubú, semidespierto, cree ver en su hijo y en los muñecos que este despliega en sus juegos, al ejército ruso que llega, como ocurrió antes, con Bruguelao al frente, para recuperar el trono.

Padre Ubú se muestra cobarde y quiere huir. Madre Ubú aprovecha el momento para lograr su objetivo. Padre Ubú y Madre Ubú parten hacia un país “digno de ellos”. Su voracidad es infinita. La Conciencia los sigue…pero vuelve su mirada hacia el niño, quien en la confusión y libre ya de la opresión, queda solo para tomar otro camino.

 

HOME